Premio Valladolid a las Letras 2020


La ganadora del Premio Valladolid a las Letras, por su cuento para niños Tati y la bruja del cerro, asegura que siempre tenía un cuento listo para participar en este certamen literario Marisa Castro reveló que ha participado en siete ocasiones en la convocatoria del Premio Valladolid a las Letras en la categoría de cuento y está consciente que ese largo periodo le sirvió como aprendizaje para adquirir herramientas narrativas e ir puliendo su estilo.

“Desde que estaba en preparatoria he escrito libros para niños, cada año uno de mis retos es tener listo un cuento para la fecha de cierre del Premio Valladolid a las Letras, ha sido parte de mis objetivos anuales y creo que lo voy a extrañar porque los ganadores de este galardón no podemos participar en los siguientes cinco años, son siete años de trabajo constante escribiendo y aprendiendo escribiendo, leyendo y escuchando consejos”, compartió.

Ahora que veo mis participaciones en perspectiva me doy cuenta que en los primeros cuentos dejaba que la historia fuera surgiendo de una manera orgánica, pero cuando iba llegando al final me daba cuenta que no sabía cómo cerrarlo, ahora que los releo me doy cuenta que los terminaba abruptamente, no le daba conclusiones a las subtramas y los personajes no estaban bien desarrollados”.Castro aprendió de sus errores con cada obra enviada al Premio, se los daba a revisar a sus amigos que le hacían comentarios, leyó los cuentos ganadores y otras obras de narrativa.


“Nunca dejas de aprender, existen muchas técnicas narrativas y una cosa es saber que existen y otra es aplicarlas en lo que escribes, de cada libro que lees aprendes algo y los escritores siempre están descubriendo nuevas herramientas para narrar y conectarse con los lectores”.